El repilo, como se conoce normalmente, es una enfermedad típica del olivo causada por el hongo No hay problema que pueda igualarlo en cuanto a presencia (sí en cuanto a dificultad de tratamiento).

Por eso, las medidas más típicas para su tratamiento consisten en tratamientos preventivos en base a cobre, como veremos más tarde.

Uno de los problemas que crea en el árbol, cuyo hongo se instala en las hojas del olivo, es que, a la larga, produce una intensa defoliación y pérdida de masa vegetativa. Con eso, logra debilitar enormemente el árbol y disminuir su productividad.

 

Síntomas y daños del repilo en el olivo

Aunque se puede presentar de distintas formas, el síntoma más característico del repilo es la aparición, en el haz de la hoja, de una mancha circular muy característica.

Presenta un color muy llamativo y un círculo de color oscuro. Más tarde, según avanza la enfermedad, se forma un halo de color amarillo y la zona central también pasa a tener este color.

Una vez se forman las conidias, de nuevo ese halo o mancha se vuelve de color oscuro.

Aunque no es muy frecuente, el repilo también puede apreciarse en el peciolo de las hojas, la parte que une la rama y el fruto. Son manchas con una tonalidad oscura y con una forma alargada. El peciolo se debilita y se produce la abcisión de la hoja, que cae al suelo.

 

¿Cómo y cuando aparece el repilo en el olivar?

Tenemos que saber que el repilo es un hongo que sobrevive en condiciones difíciles y tiene una gran capacidad de propagación.

Sobrevive en las hojas caídas que se encuentran en el suelo e incluso en las hojas del olivo que aún no han caído. Su propagación se produce prácticamente durante todo el año, aunque existen periodos más comunes de infección.

Éstos periodos de mayor propagación del repilo se produce en los meses de septiembre hasta noviembre y de febrero hasta abril. Por eso, en muchas zonas se suelen hacer dos tratamientos para eliminar la enfermedad en el olivar.

Para su germinación, el repilo necesita disponibilidad de agua (humedad ambiental que capta las hojas). Sobrevive en un gran abanico de temperatura, estando éstas entre los 8º C y los 24 ºC. La temperatura óptima para su máximo desarrollo y propagación se encuentra en 20 ºC.

 

Estando el repilo en la hoja y con buenas condiciones climáticas, el micelio del hongo comienza a penetrar dentro de la epidermis, creciendo inter e intracelularmente. Esto suele ocurrir también en periodo de lluvias (por esa disponibilidad de agua o humedad que hemos dicho necesitaba la enfermedad).

Una vez el micelio ya está en el interior de las hojas, las conidias o cuerpos fructíferos comienzan a verse físicamente en el haz de las hojas, formando esas manchas circulares o anillos cloróticos que hemos mencionado anteriormente.

Si sigue el periodo de lluvia, las conidias del repilo se propagan rapidamente. Es por eso que, inicialmente, esta enfermedad se exprese en la parte baja del olivo, que es la zona que normalmente se ve más afectada.

Fuente:AGROMATICA

 

PRODUCTOS RECOMENDADOS:

Comprar nuestros productos

OBTEN UN 10% DE DESCUENTO EN NUESTROS PRODUCTOS (SOLO EN TIENDA FISICA)

645992572

ESTABLECIMIENTO ADHERIDO